Queremos aquí mostrar uno de los textos más importantes de la Historia reciente de nuestra Madre de Lágrimas. En concreto, el documento oficial (4 páginas) de entrega del Patrimonio que, durante 15 años, el grupo de devotos de Mª Stma. de Lágrimas y Favores fué realizando, a las Reales Cofradías Fusionadas, a fecha de 3 de Abril de 2004.

Cesión del patrimonio a las RR. CC. Fusionadas (Málaga).
Seguir leyendo…

Toca de Mª Stma. de Lágrimas y FavoresQuizá muchos se pregunten el origen del fenómeno Lágrimas, el porqué esta Virgen que hace muy pocos años pasaba prácticamente desapercibida en una esquina de la Iglesia de San Juan enciende pasiones por las calles de Málaga. Esta Virgen que ha pasado de estar en casi 60 años en un sencillo e íntimo Rosario de la Aurora a rodearse de una muchedumbre que le aclama. Todo tiene un principio.

Hace mucho, mucho tiempo, a comienzo de la década de los 90, un artista con mayúsculas y a la par conocido e inquieto cofrade fusionado, José Miguel Moreno, cuyas exquisitas manos, con el más profundo cariño, habían vestido como nadie a la Virgen, empieza a susurrar en los oídos de un grupo de hermanos cantos de sirena de una empresa que por osada no dejaba de ser atrevida. Habían decidido que María Santísima de Lágrimas y Favores debía salir bajo palio por las calles de Málaga. Pero ese proyecto poseía un punto más de locura, la casa habría de iniciarse por el tejado, sería preciso conseguir todos los elementos secundarios antes que el propio trono. La idea, buscaba que en el momento en que se consiguiera el trono, la Virgen contara con todo su ajuar.

Los primeros escarceos consistieron en la compra de la pasamanería, las morilleras y borlones de oro fino para el palio. Se había iniciado un camino del que no había marcha atrás. El incipiente grupo decide empezar a abordar la orfebrería y toma una decisión de la que nunca habría de arrepentirse, escoge a unos jóvenes y todavía poco conocidos orfebres, los hermanos Rafael y José Manuel Marín.

El primer encargo fue una peana de procesión de orfebrería donde asentar a la Virgen y resaltarla en el trono. Ni que decir tiene que el diseño de esta y de todas las demás piezas que se sucederían iba a corresponder al lápiz alegre y tortuoso, valiente y atrevido de nuestro artista de cámara, José Miguel Moreno. El barroco, el lenguaje cofrade por excelencia, había sido escogido por Miguel en sus diseños para plasmar todas y cada una de las ideas que iban a llegar. Un estilo en el que la distancia más corta entre dos puntos es la línea curva y que hace de lo superfluo y lo exuberante una virtud, habría de ser el hilo conductor de toda la obra venidera. Conchas y rocallas, como surgidas del cercano mar iban a sucederse como versos interminables de un poema épico, el de la Virgen de Lágrimas y Favores. Así por fin, cuando la peana llega al taller de Miguel, improvisado y durante todos esos años, almacén y custodia de las piezas, el magnífico resultado sirve de estímulo y el grupo renueva su ilusión.

De forma inmediata se encargaron las barras dedicadas a sustentar el palio, con basamentos representando los misterios de la Virgen, y con nudos que atesoran un dechado de virtud. El sacrificio del grupo empieza a plasmarse en hechos.

Seguir leyendo …