SIGLO XVII

Es probable que durante el siglo XVII; antes de la reforma acometida en las naves laterales del templo que conformarán el aspecto actual de las mismas; la capilla actual de Mª Stma. de Lágrimas y Favores perteneciese a la Hermandad de la Columna, corporación de importancia como matriz de otras fraternidades fundadas en San Juan. De estructura similar a la de la Exaltación, constaba de antecapilla rectangular cubierta con cuarto de esfera sobre pechinas, con decoración de rocallas y querubes; y capilla cuadrangular con bóveda semiesférica sobre pechinas y el mismo tipo de ornamentación.

Se desconoce qué advocación o función contenía en origen la capilla, pero parece que en los años iniciales del siglo XX estaría dedicada a archivo parroquial. Los primeros testimonios visuales conservados coinciden ya con la presencia en la capilla de los titulares de las Cofradías Fusionadas. En efecto, hasta la posguerra será la imagen de Jesús de Azotes y Columna la que presida el oratorio, debiendo compartir el espacio con el Crucificado de Ánimas de Ciegos, que será emplazado en el testero izquierdo de la antecapilla. En estos momentos la capilla contaba con un retablo de madera de líneas muy sencillas, pintado de blanco, cuyo estilo coincidía con los fríos modelos neoclasicistas de principios del siglo XIX.

Imagen: Archivo RR.CC. Fusionadas.

1949

En 1949 será reformada la capilla, probablemente para solventar los destrozos derivados de los asaltos al templo, y para proceder a entronizar en la misma, como único titular cristífero, al Señor de Ánimas de Ciegos. Ya entonces se acomodaría en la capilla la dolorosa dieciochesca de Lágrimas y Favores, permaneciendo su advocación en este espacio inalterable hasta nuestros días. Este cambio había sido posible al trasladarse la imagen de Azotes y Columna al espacio de la capilla Bautismal instalada bajo el coro. Allí permanecerá hasta que se reabra la puerta de los pies del templo, ya en los años 80, reubicándose entonces el Cristo en el nicho lateral de su antigua capilla.

En 1982 la capilla sufrirá una nueva remodelación que desafortunadamente acabará con la primigenia ornamentación rococó de sus bóvedas y pechinas. Dicha reforma coincidió con la restitución de la talla mariana de la Virgen de Lágrimas y Favores tras el luctuoso incendio de la capilla de la Exaltación. El destino quiso que en un puntual traslado de la imagen a la citada capilla, esta resultara calcinada. De hecho, en un hueco practicado en la pared lateral de la capilla, se reservarán los restos carbonizados de las imágenes afectadas por la ignición. Ya se ha comentado el proceso de traslado de las imágenes de Azotes y Columna y Ánimas de Ciegos a sus actuales capillas, dedicándose únicamente, desde 2009, este espacio a la veneración de la Virgen de Lágrimas y Favores.

Imagen: Agrupación de Cofradías (Málaga).

CAPILLA DE LÁGRIMAS Y FAVORES

A partir de dicho momento la Mayordomía encargada de cuidar del culto de la imagen mariana, acometerá una serie de actuaciones encaminadas a recuperar, adaptar y mejorar el contenido simbólico, estético y artístico de la capilla. En este sentido desde el año 2011 una gran urna del siglo XIX preside la hornacina lateral de la capilla y da cabida a una talla académica de vestir de la Virgen del Carmen, realizada por el ya nombrado escultor Juan Vega Ortega. Pero será en 2017 cuando se inicie un proyecto más ambicioso conducente a completar la imagen del oratorio.

En efecto se llevará a cabo la cubrición de los plementos de las bóvedas con una nueva ornamentación a base de yeserías inspiradas en modelos del Camarín de la Victoria, así como la sustitución de la excesivamente contundente reja colocada en los 80, por otra más antigua, permeable y versátil, de mayor calidad artística. Este ambicioso proyecto se encuentra aún en fase de definición y elaboración, en espera de que su estudio reposado fructifique en el deseado ‹‹antro sagrado›› que de digno refugio a la Virgen de Lágrimas y Favores como corresponde a su Realeza.

Imagen: RR. CC. Fusionadas.